Publicado el

¿Cuál es el propósito de la educación?

Resultado de imagen de educación

El propósito de la educación parece una pregunta sencilla, pero todos parecemos pasar por ella de puntillas. Asumimos unos paradigmas establecidos y nos contentamos con ir cambiando de ley en ley para ver si la cosa mejora.

En este extraño mundo en el que vivimos, “el mundo occidental ha sustituido la libertad, la diversión y la responsabilidad personal por la codicia, la competencia, la lucha solitaria, el color gris, las deudas y McDonald´s” (Tom Hodgkinson).

Teniendo en cuenta este punto de partido, el propósito del sistema educativo se convierte en un asunto espinoso porque,…¿a qué interés principal debe servir?

En el extraordinario libro “¿Qué piensas hacer con ese pato?”, Seth Godin nos propone una lista. Una lista de posibles objetivos de  la escuela de los que últimamente se viene hablando. Algunas son contradictorias, otras compatibles, otras inexploradas.

Aquí va la lista sobre el propósito de la escuela:

Sigue leyendo ¿Cuál es el propósito de la educación?

Publicado el

Razones para leer

Resultado de imagen de leer

Como muchas de las afirmaciones radicales que a veces hacemos sobre la vida y sobre nosotros mismos, hay gente que  piensa que no le gusta leer.  En efecto, resulta aburrido, tedioso, sobre todo a aquellas personas  que necesitan estimulación constante o actividad más física. Leer es una actividad intrínseca a la sociedad en la que vivimos. Necesitamos leer un montón de cosas durante el día para poder vivir. Pero la actividad de pararse a leer un libro durante un período de tiempo largo es una actividad que requiere una concentración y motivación especial.

¿Se puede adquirir el gusto por la lectura? Se puede. Y no sólo el gusto, sino que casi te diría que puedes hacer que se  vuelva  adictiva.

El que ya tiene adquirido el gusto por la lectura, posee una ventaja como estudiante, por el simple hecho de que nuestro sistema educativo está muy basado en la lectura y la escritura.

Para el que no, te propongo mis dos primeras recomendaciones básicas:

  • Encuentra un tema que te apasione y busca bibliografía: a veces las cosas que creemos que no nos gustan, nos gustarán más si las asociamos con cosas que nos apasionen. Yo, por ejemplo, devoro con mucha facilidad libros de hasta mil páginas sobre los temas que más me gustan.
  • Aprende técnicas de lectura rápida. Te permitirán que la lectura sea algo más fácil, con mayor comprensión y más rápida. Cuando la lectura se vuelve, así, más sencilla, le vamos cogiendo cada vez más gusto.

Además, lo interesante es que no tienes por qué leer solo  libros. El comic, que será el libro de texto del futuro, es un avanzado medio de comunicación que permite expresar cualquier cosa de forma sencilla y eficaz. Es un medio basado en palabras e imágenes y la combinación entre ellas. Desarrolla por igual la capacidad visual, de comprensión y de síntesis, así como la imaginación y la intuición.

¿Cuáles son las razones para leer más?

Te cito sólo algunas:

Estimulación mental

Estimular la mente es una de las claves para mantenerse joven, activo, vivo e inteligente. Leer resulta te proporciona todo esto. Te ofrece puntos de vista distintos. Te da opciones.  Estimula la imaginación.

Mejora la  memoria

La memoria se estimula sobre todo mediante técnicas creativas. Gracias a la imaginación y la fantasía. Leer te permite entrar en un mundo de constante visualización imaginativa, con lo cual contribuye directamente a mejorar la memoria y a prevenir futuras enfermedades realacionadas.

Te enseña a escribir

Al expandir nuestro lenguaje y familiarizarnos con la forma correcta de expresar las cosas, leer es el paso previo a escribir correctamente. Esta habilidad puede ser de gran utilidad en todos los aspectos de tu vida.

Te enseña a expresarte mejor en voz alta

No sólo mejora la escritura,  sino tu expresión verbal en voz alta, por las mismas razones antes apuntadas. Y esta habilidad también te va a ser de gran ayuda en todas las facetas de la vida.

Te hace sabio

Saber de algo es mejor que no saberlo. Saber cuanto más mejor sobre cualquier tema expande tus opciones en la vida y enriquece tu punto de vista sobre las cosas, sobre las personas y sobre ti mismo. El conocimiento es un tesoro del cual puedes echar mano cuando lo necesites. Una vez oí una frase de un alumno de universidad, al que no le gustaba leer,  que decía que “leer no da dinero”. Tal vez no directamente, pero te da muchas otras cosas que a medio plazo se transforman en dinero. En mi caso particular, leer me ha dado muchísimo dinero de diferentes formas.

Relajación

Hay que relajarse de vez en cuando. Un libro es una fuente de recreación y descaso como hay pocas. Y mucho más sana que la televisión.

Mejora tu concentración

A muchas personas les cuesta encontrar el gusto a lectura, porque les cuesta concentrarse. Pero precisamente leer ayuda a mejorar esta capacidad, ya que al poner atención a los textos estamos practicando la atención sostenida en una misma actividad, omitiendo otros estímulos que podrían distraernos. Encuentra tus mejores momentos y lugares del día para ponerlo en práctica y verás cómo no te cuesta tanto.

Te enseña a pensar

Leer es una de las herramientas que contribuye a tener un pensamiento crítico, maduro y formado. ¿Por qué? Sencillamente porque el hecho de leer sobre diferentes enfoques y puntos de vista, enriquece el tuyo propio y te ayuda a ser más crítico y analítico, en vez de aceptar lo primero que te digan sin pensar. Nos hace resistentes a la manipulación. Y de nuevo te digo que esta habilidad también te será útil en todas las facetas de tu vida.

Expande la imaginación

Por las razones que ya hemos ido comentando, la lectura expande la imaginación. Y la imaginación, como hemos visto, es muy útil para algunas herramientas de estudio y te será muy útil en tu vida laboral, para resolver problemas, conflictos, etc,….

Te permite conocerte

La lectura es una fuente de conocimiento de uno mismo. No la única, por supuesto, pero quizá sí la más íntima. Si eres aficionado a leer buenos libros de formación, de autoayuda o ciertas novelas, sabrás de qué te estoy hablando. Leer te permite crecer. Te permite conocerte, conocer el mundo y conocer a los demás.

Publicado el

MOTIVACIÓN PARA ESTUDIANTES. ¿QUÉ ELEGIR?

Muchos van viviendo sus vidas sobre la marcha en vez de hacerlo sobre sus propias metas o intereses. El riesgo de esto es evidente: una creciente insatisfacción vital.

Parece cada vez más claro que la motivación intrínseca (hacer algo porque me gusta) es mucho más potente a largo plazo que  otros tipo de motivación. Cuando la persona encuentra aquello que le hace “fluir”, las horas vuelan.

Ken Robinson habla de esta sensación de fluir como “El Elemento”.  Aquel estado en el que sientes que el tiempo vuela, o que estás “fuera del tiempo”, y te sientes  totalmente entregado a lo que estás haciendo. Pero no te engañes. Este “elemento” no tiene por qué ser algo especialmente trascendental o algo relacionado por fuerza con la creatividad. Hay personas que han encontrado su elemento con la música, otros trabajando en un banco y otros, trabajando en las alcantarillas. Sí, como lo oyes, el último ejemplo no me lo he sacado de la manga. Es real.

Lo importante es que encuentres ese lugar al que perteneces. Lo trágico es vivir en un sitio que no te corresponde haciendo cosas que no te corresponden. Con lo cual podemos suponer que la vida del 80% de las personas es trágica, porque no aman lo que hacen.  Encuentra tu elemento. Mientras lo encuentras, vive como una persona que ya lo ha encontrado y pon pasión en lo haces. Vive, piensa y actúa como si ya hubieras logrado tus metas. Esa emoción actuará como ancla hacia ellas, haciendo que, sin darte cuenta, empieces a caminar. Compórtate como si lo que deseas ya hubiera sucedido.

Pensar en tu futuro valorando qué opciones son más “seguras” o qué carrera tiene “más salida” es un error vital del que más pronto o más tarde tomarás consciencia. Si puede ser pronto, mejor. El éxito viene de fluir con lo que se hace, no de estrategias absurdas que nada tienen que ver con la pasión. Si investigas sobre el secreto del éxito de múltiples personajes célebres, te llevarás la grata sorpresa de que todos comentarán cosas parecidas a las que estoy explicando: que el éxito les vino después de la “diversión”. Es decir, después de hacer lo que realmente amaban. ¿Qué prefieres, la “seguridad” o “el elemento”?

¿Cómo puedo empezar a descubrir mi “Elemento”? Algunos lo tienen  muy claro desde temprana edad. Han nacido con algo que ya “fluye” en ellos y lo persiguen. Me encuentro, en cambio, con muchos otros alumnos o clientes, que no tienen muy claro qué les gusta o en qué pueden ser buenos.

¿Qué preguntas puedo empezar a hacerme para descubrirlo? ¿Para descubrirme?

Te pido que ahora hagas un ejercicio de reflexión sincera. Piensa en tu situación actual. Lo que haces y cómo lo haces. Lo que estás siendo. ¿Tiene todo esto algún sentido para ti o notas que algo no encaja?

  • ¿Estás haciendo lo que quieres o lo que crees que tienes que hacer?
  • ¿Estás siguiendo las creencias o dictados de otros?

Si alguna de estas preguntas te ha descolocado, puedes desarrollar la respuesta y profundizar sobre ellas lo que necesites.

El siguiente ejercicio de reflexión se basa en estas preguntas:

  • ¿Cuál es tu deseo más profundo?
  • ¿Cuál es tu yo ideal? ¿Cómo te ves en versión mejorada pero sin perder  tu esencia?

Otro interesante ejercicio que puedes hacer es pensar cómo te gustaría verte dentro de 10 años en lo referente a las siguientes áreas:

  • Estudios/ Trabajo
  • Relaciones amorosas
  • Amistades
  • Familia
  • Salud
  • Felicidad

Esto nos dará una idea de las metas que tenemos que alcanzar y los objetivos que tenemos que diseñar para conseguirlas.

Web de apoyo para consultar tu futuro académico:

http://web.upcomillas.es/webcorporativo/orion/consultas.htm

 


Si quieres recibir contenidos formativos útiles y gratis todas las semanas, no dudes en suscribirte:

Publicado el

Las trampas del pensamiento

 

¿Has observado alguna vez que el pensamiento no para?

¿Has observado la cantidad de veces que puedes llegar a pensar el mismo

¿En qué piensas la mayor parte del día? ¿Te has parado a observar el diálogo que mantienes contigo mismo? Porque lo mantienes……Incluso a veces te hablas a ti mismo a gritos. ¿Te has percatado del VOLUMEN de tus

pensamiento?pensamientos?

Este diálogo interior, que no cesa, está siempre presente y lo tomamos como algo normal.

¿Es posible dejar de pensar?

Es posible pensar menos. Y es posible cambiar la dirección de los pensamientos. Es posible cambiar los pensamientos que nos torturan y hacen daño por otros más realistas que nos ayuden.

¿Cuáles son los principales pensamientos torturadores, automáticos y distorsionaos que solemos crear? Son los siguientes:

  1. Etiquetar: perdemos la idea de conjunto y nos centramos en un pequeño  dato del que sacamos una conclusión sobre la forma de ser:

Soy inútil – soy tonto  – soy un fracaso – siempre lo estropeo todo – qué vergüenza – soy un bocazas – nunca más……

Reflexiona un momento sobre las etiquetas que sueles ponerte:

………………………………………………………………………………………………………………………………………

2. Filtrar: filtramos la información fijándonos, por ejemplo, sólo en lo negativo.

Lástima que no vino fulano – lástima que no corre un poco de aire –

O negando lo positivo

No se puede estar refiriendo a mí – no me conoce – no me vio bien – seguro que quiere algo a cambio – no tiene importancia

¿Cuáles son tus filtros?

……………………………………………………………………………………………………………………………………

3. Lectura de pensamiento: estar siempre seguro de lo que está pensando el otro.

Seguro que le caigo mal – seguro que no volverá a llamar – ¿habré dicho algo malo? – se aburre

4. Error del adivino y catastrofismo: viven esperando que algo malo va a pasar o que lo bueno nunca va a llegar.

 Voy a terminar enfermo – nunca lo conseguiré – demasiado bueno para mí – mejor no ilusionarse – si algo malo puede pasar, pasará – seguro que este fin de semana llueve – ¿qué te apuestas  a que el día de la boda se estropea todo?

5. Generalización excesiva: se da cuando te etiquetas o etiquetas una situación de forma exagerada

Nunca voy a cambiar – todos son iguales – soy una mala madre – no merezco nada – la vida es horrible – la vida está llena de peligros y dificultades

6. Los “Deberías”: es uno de los principales autocastigos que nos inflingimos. Marca todo aquello que no hacemos o no alcanzamos, o pensamos que deberíamos hacer, lograr o ser.

Debería hacer dieta – debería ser menos tímido – debería esforzarme más – debo alcanzar la perfección – no debo cometer errores

Cuando los deberías los ponemos en los otros, pueden ser de esta forma:

Debería haberme llamado – debería tenerme más en cuenta – mi vida debería ser más fácil y cómoda – la gente me debe respeto  – debería acordarse – debería ser más puntual

¿Cuáles son los deberías que te autoinflinges o que pones en los demás?

…………………………………………………………………………………………………………………………………

El truco para cambiar estas distorsiones está en CUESTIONARLAS. Y luego cambiarlas por pautas de pensamiento más sanas y racionales, que no POSITIVOS.  Se trata de AFRONTAR, no de eludir.

Un primer truco: respecto a los DEBERÍAS, cambia los “debos” por “podría” o “prefiero”.

Te cuento más trucos en el próximo artículo.

TÉCNICAS DE ESTUDIO Y APRENDIZAJE - cartel

Publicado el

Motivación en el aula y en casa (1). Los éxitos y los fracasos.

Una de las técnicas que educadores y padres podemos aprender a utilizar es modificar la forma de pensar de alumnos y alumnas sobre los éxitos y los fracasos. El empleo de esta técnica se basa en este supuesto: para que el alumno se sienta a gusto con la tarea y la acepte debe experimentar que progresa. Esta experiencia sólo se logra si esas mismas tareas se afrontan como las afrontan los alumnos más motivados.
Para conseguir esto hay que crear un clima determinado con respecto al trabajo, modificando una serie de creencias o patrones mentales que pueden estar equivocados. Las ideas que han demostrado ser más eficaces y a las cuales sería conveniente dirigir a los alumnos, son las siguientes:

  • La persona que quiere superarse no espera que le digan lo que tiene que hacer, sino que se pone sus propias metas y trabaja por conseguirlas. ¿Cómo podemos padres y educadores reforzar esta idea en ellos? Por ejemplo, enseñándoles a diseñar metas y objetivos y vincularlos con sus deseos, intereses y valores.
  • Cuando surgen dificultades, se divide la tarea en partes más pequeñas de menor dificultad. Aquí podemos recordarles las partes que sigue un proceso, la resolución de un problema, o poner ejemplos de casos anteriores donde hemos aplicado esta técnica.
  • La persona que quiere superarse cambia el “no sé” por “¿cómo puedo hacerlo?”. Podemos ayudarles a buscar alternativas sin desechar en principio ninguna.
  • La persona que quiere superarse no duda en pedir ayuda si la necesita realmente. Podemos impulsar que nos pidan ayuda cuando es necesaria mediante la escucha activa y la empatía.
  • La persona que quiere superarse pide que le enseñan  a hacer las cosas por sí misma, no que se las hagan. Igualmente, mediante la escucha activa y la asertividad, podemos negarnos a hacer lo que nos piden y explicarles  detalladamente cómo hacerlo, para que luego lo hagan las veces que sea necesario.
  • La persona que quiere superarse, ante los errores piensa: “¿qué puedo aprender de este error?”, “¿Cómo puedo evitarlo en el futuro?”. Podemos ayudarles a cuestionar sus creencias de fracaso, sobre todo cuando están vinculadas a su forma de ser: “Soy un fracaso”. Esto último nunca es cierto. Las personas cometemos errores, no somos el error. Hay que procurar que la persona se responsabilice de averiguar qué tiene que cambiar para mejorar.
  • La persona que quiere superarse aprende a compensar sus limitaciones buscando los medios necesarios. Debemos ayudarles a buscar alternativas o cambiar hábitos.
  • La persona que quiere superarse disfruta cuando progresa, por si misma, sin necesidad de compararse o ganar a otros. Podemos reforzar esta emoción preguntándoles cómo se han sentido, qué han aprendido, etc,…..

Las ideas anteriores, y otras parecidas, pueden transmitirse y trabajarse en el ejercicio de actividades cotidianas, tanto en el aula como en casa. Su uso recurrente puede facilitar un clima que facilite la percepción de progreso y por ende, la motivación.

Publicado el

CREED. Una auténtica sorpresa (contiene spoilers)

Si aún no han visto Creed, corran a  su cine más cercano con algún amigo, pareja o familiar, o incluso solos y compren una entrada. Se encontrarán con una de las grandes sorpresas de la temporada y una de las mejores películas de desarrollo personal que he visto en años.

La película no sólo revitaliza una saga que pertenece al inconsciente colectivo, sino que la moderniza y la baja a ras de suelo, creando una sensación de credibilidad y “realismo” de la que carecen entregas anteriores. Quizá la clave está en que realmente no es una séptima parte, sino lo que se suele llamar un “spin-off”, con lo que las concesiones al público están más amortiguadas, aunque las tiene, desde luego.

Pienso que el principal acierto del film está en reenfocar y modernizar  el discurso emocional y filosófico de las viejas películas. Esto ya lo había conseguido en parte Stallone con la notable  sexta parte, “Rocky Balboa”, donde simplemente sintetiza y concreta aquel discurso: el de perseguir tus sueños aguantando  todos los golpes que te dan por el camino. En “Creed”, en vez de volver a repetirnos lo mismo, presenciamos un nuevo giro de tuerca sobre este discurso. Aquí nos encontramos con la realidad real de la vida, llena de abandonos, enfermedades, soledades, desarraigo, problemas de identidad. Esto, que de alguna manera ya se apuntaba en “Rocky 1”, aquí se presenta de manera más cruda y directa. Al igual que Rocky, Creed quiere demostrar que “no es un error” y que puede conseguir algo grande. Pero en el camino se encuentra algo que no se espera. La enfermedad de Rocky. Éste es el punto clave diferencial con las otras películas. Ya no se trata sólo de sí mismo. Ahora es una lucha conjunta, en la que cada uno ayuda al otro en lo que necesita y así obtienen su fuerza.

El espectador se queda noqueado cuando la primera reacción de Rocky es no combatir el cáncer y dejarse morir. Creed le obliga a tratarse diciéndole que si no pelea, él tampoco lo hará. A continuación, comienza un combate a dos bandas. El entrenamiento del chico y la propia batalla de Rocky, ayudado y cuidado por su pupilo, en una muestra de humanidad y valor increíbles. Adonis Creed debe salvar a quien a su vez  cree que tiene que salvarle.

A partir de aquí, el film tiene algunas escenas memorables, como cuando Rocky insta a Adonis a continuar el entrenamiento en el propio hospital. Los personajes huyen de la autocompasión y la lástima, en un increíble viaje en el que sólo caminan hacia adelante. Y en los pocos momentos en los que parecen caminar hacia atrás, sólo lo hacen para coger impulso. Se hace importante también el personaje de la chica, la novia del protagonista, otra personalidad desconcertante que camina en busca de lo imposible a pesar de sus enormes limitaciones.

En esto del cine, la literatura o el comic tan importante es el QUÉ  (lo que se cuenta) como el CÓMO (cómo se cuenta). Evidentemente, Creed no inventa la rueda en cuanto al QUÉ, lo que cuenta, pero sí aporta un soplo de aire fresco, moderno y vitalista a esta clásica historia de perdedores en busca de su identidad. Yo no le pido más.


 

Si quieres recibir contenidos formativos útiles y gratis todas las semanas, no dudes en suscribirte:

Publicado el

Las ventajas de ser optimista

El optimismo no es una manera pasiva de mirar al mundo. No es un modo autocomplaciente de enfrentarte a la vida ni una forma de escapismo. Más bien al contrario. El optimista es capaz de ver el mundo en todas sus dimensiones, con sus luces y sombras, con sus alegrías y  dificultades. Lo que hace optimista al optimista es el patrón de actitud con el que se enfrenta a esta escala de grises.

El optimista inteligente sabe que la vida está compuesta de momentos dulces y amargos, pero tiene la convicción de que los momentos amargos se pueden superar. Que las dificultades son transitorias y circunstanciales. Piensa incluso que superar esas dificultades le puede ayudar a ser más fuerte y más sabio. Y de esa forma conseguir sus objetivos con más eficacia.

El optimista sabe que la vida no es ni una misión imposible llena de obstáculos y desgracias, ni un camino de rosas lleno de cosas maravillosas. Valora las cosas en su justa medida. Sabe que las cosas que dependen de él que cambien, las puede cambiar. Y hará todo lo posible por cambiarlas. Porque confía en cambiarlas. Y confía en sus propias habilidades para cambiarlas.

El optimista confía tanto en sus propias capacidades como en las de otros, o en la flexibilidad del entorno o de sí mismo para amoldarse  a sus necesidades.

El optimista acepta la realidad, pero cree que las cosas pueden mejorar. Esto le lleva, a veces inconscientemente, a adoptar comportamientos que provocan que las cosas mejoren.

Lo más increíble de esta actitud es precisamente eso. Que provoca acción. Y, estadísticamente, cuanto más haces, más posibilidades tienes de obtener buenos resultados. O al menos, de obtener resultados, que aunque sean erróneos, te ayudarán a aprender de tus errores, de nuevo gracias a esa actitud optimista.

El optimista se centra en lo que depende de él. En lo que puede cambiar. Y se da cuenta de que  casi todo lo que se puede cambiar está en uno mismo. En lo que uno hace. Por eso destierra la queja de su vocabulario. La queja y la pasividad. El optimismo es una actitud de acción, no de ver las cosas de color de rosa desde un sillón. Una persona optimista hace, se arriesga, se equivoca, se cae, se levanta. Asume que las cosas pueden mejorar. No niega la posibilidad de mejora del mundo y de sí mismo.El optimista contagia con sus acciones y su ejemplo a los demás. Arrastra. Es otra de las razones por las que consiguen sus objetivos. Porque arrastran consigo una cuadrilla de seguidores que les ayudan en sus propósitos.

El optimista actúa para conseguir objetivos, no para huir del malestar.

El optimista cambia el “no puedo hacer esto” por “¿Cómo puedo hacer esto?”.

Cambia el “no estoy a la altura” por “Voy a empezar con lo que tengo”.

Convierte los problemas en ventajas.

No busca un lápiz mejor, sino que aprende a escribir mejor.

Sabe que las soluciones a veces se encuentran en los caminos menos transitados.

Las gafas con las que filtra la realidad están barnizadas de flexibilidad y empatía.

No sólo acepta que tiene que actuar, sino que actúa.

Sabe que la realidad no existe, sino sólo mi interpretación. Y decide filtrar de forma positiva e inteligente.

Publicado el

El Miedo al Fracaso y El Miedo al Éxito

Una de las actitudes paralizantes más habituales en nuestra sociedad actual es el temor al fracaso. Al no habernos educado en la tolerancia al error y a la frustración, nuestra cabeza a veces produce creencias de lo más irracionales. Asumimos que el hecho de realizar un esfuerzo y no lograr un buen resultado sería una derrota personal destructiva, que pondría en jaque nuestra valía como personas. Estos errores de pensamiento suelen estar derivados de distorsiones como la generalización excesiva: creo que si fracaso en esto, fracasaré en cualquier cosa que me proponga. Pero nadie falla en todo. Todos tenemos nuestros ramilletes de victorias y de fracasos. Tendemos además a exagerar la importancia del resultado sin tener en cuenta el esfuerzo individual,  y todo lo que esto nos puede enseñar por el camino. Si bien es cierto que el sabor de la victoria es muy dulce, también es cierto que el amor por el proceso, por el estar en el camino, es igual de importante.

Generalización y centrarme y sólo en la meta me llevan a comportamientos paralizantes, que no hacen más que reforzar la sensación de fracaso. Aprender a evaluar nuestros trabajos y actividades de acuerdo al proceso y no sólo a la meta, suele constituir un punto y aparte y una gran victoria personal.

Aunque no es tan evidente como el anterior, existe otro miedo fundamental del que no se habla tanto. El miedo al éxito. Debido a nuestra falta de confianza, el éxito puede ser aún más amenazante y destructivo que el fracaso. Si pienso que el éxito se debe a la suerte, seguramente concluiré que no lo merezco, y haré lo posible por no conservarlo (autosabotaje). Además, el éxito implica responsabilidad. Puedo pensar que estoy proyectando unas expectativas elevadas en los demás para las que no me siento preparado.cuando los demás descubran que en realidad soy “un perdedor”, el rechazo y la decepción serán insoportables. ante un panorama tan terrible, lo más lógico es no atreverse a emprender el camino del éxito. Así evitaré el “compromiso” de tener que satisfacer unas expectativas que creo que no puedo cumplir. Este “autosabotaje” está directamente relacionado con mi nivel de autoestima. Cuanto menor es mi autoestima, más te autosaboteo.

¿Qué hacer para enfrentarme a estos dos miedos? Se impone un “reseteo” mental para cambiar creencias y actitudes que me llevarán a poder enfrentarme de forma más sana ante la realidad. Pero de ello hablaremos en próximos artículos.

herramientas para el exito

Publicado el

Reflexiones sobre la Autoestima

 

La autoestima es el sentimiento valorativo que hacemos de nuestro ser. De quiénes somos. Del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que conforman nuestra personalidad. La autoestima es algo que se aprende, cambia y mejora.

¿Cómo se forma la autoestima? Tiene su origen en el proceso de desarrollo del ser humano, y en los factores que inciden en él. Es la fuerza unificadora de nuestras ideas, creencias y percepciones. Es la base del conocimiento y la opinión de que tengo de mi mismo.

Los mensajes que se transmiten a temprana edad, de padres, barrio, escuela y más tarde, en la universidad o en el trabajo, consolidan o desestabilizan la autoestima. Estos “mensajes” se transmiten con palabras, pero también con intenciones y con un “tono” y lenguaje corporal. El niño absorbe tanto las palabras como lo que hay detrás. Por eso es tan importante el cómo se transmiten los mensajes a los niños como el mensaje en sí.

La persona con autoestima es capaz de valorar su entorno en su real dimensión y se esfuerza procurando sacar la máxima ventaja de las oportunidades que le permiten crecer.

Os dejo algunas reflexiones en video sobre la autoestima que  creo que son bastante reveladoras:

tecnicas_estudio

Publicado el

Introducción al Eneagrama

El Eneagrama de la Personalidad es una herramienta muy poderosa que nos provee de una enorme conocimiento sobre aspectos de nosotros mismos con los cuales  podemos trabajar.

Adentrarse en el Eneagrama es adentrarse en el propio conocimiento interior. Es llegar a la fuente de lo que nos mueve por dentro y reconocer los obstáculos y resistencias que nosotros mismos nos ponemos y que impiden que fluyamos normalmente por la vida. Nos permite vivir con mayor plenitud  y autenticidad en todos los aspectos de la vida.Eneagrama-1

El objetivo del Eneagrama, es el propio conocimiento, es decir, el conocimiento de uno mismo. El eneagrama identifica nueve tipos de “fijaciones del ego”, que casi podríamos considerar nueve tipos de personalidad. La teoría se basa en que cada uno de nosotros tiene uno de esos nueve rasgos como preponderante, como dominante. Pero cada una de esas fijaciones son sólo una parte o una manifestación parcial de un todo mcho más amplio.

Al identificar cuál es nuestro “tipo”, nuestra fijación, estamos descubriendo nuestra cualidad esencial a la hora de relacionarnos con la vida. Este rasgo dominante llevado al exceso o al defecto, es lo que causa problemas, provocando comportamientos compulsivos y hábitos negativos, creando una rueda de conflicto de la cual no logramos salir.

Estas fijaciones del ego se traducen muchas veces en “exigencias” para conmigo mismo, el entorno, los demás, etc,….Así, las fijaciones que crea mi ego son éstas:

1-El ego-enfado: que exige perfección de mi mismo y del mundo;

2-El ego-superioridad: la postura de ser un ayudador compulsivo, “necesito” ayudar a los demás desde una postura de superioridad;

3-El ego-eficacia: la postura de quien no sabe estarse quieto, porque siempre hay que hacer algo productivo;

4-El ego-melancolía: el que se siente especial y diferente;

5-El ego-ahorro: acumulo y atesoro dinero, energía, ideas, tiempo y sentimientos;

6-El ego-temor: el mundo es un lugar peligros al que hacer frente;

7-El ego-planificación: o el que hace constamente planes de futuro, idealista y entusiasta;

8-Ego-represalia: cuya fijación es la justicia. Viven también en un mundo hostil ante el que reaccionan con represalias;

9- Ego-indolencia: la indolencia en lo relativo a lo importante y gasto de energá excesivo en temas de poca importancia.

Cada una de estas fijaciones del ego tiene sus idealizaciones, sus pasiones, sus temores, sus mecanismos de defensa, su estilo de comunicación, sus trampas, tentaciones, etc,…Estas nueve fijaciones se concretarían en los nueve tipos de personalidad del Eneagrama.

La Técnica del Eneagrama nos enseña a identificar nuestras  propias trampas y a integrar mis centros vitales para vivir en mayor armonía.

Los beneficios de adentrarse en esta herramienta se extienden a todos los ámbitos de la vida: relaciones familares y personales, trabajo, salud,…..Muchos emprendedores se han beneficiado de este conocimiento, otorgándoles la habilidad de poder aprovechar mejor sus fortalezas.

Si deseas más información sobre el próximo taller de Eneagrama en Madrid, por favor rellena el formulario y te informaremos sin compromiso:

[contact-form-7 404 "Not Found"]

cartel 13 dic.